En este estudio se ha demostrado que una de las proteínas claves de la regulación del crecimiento y el desarrollo en los organismos eucariotas (TOR, Target Of Rapamycin), desde un alga unicelular hasta el hombre, estaría involucrada en los mecanismos de defensa de las plantas. Mediante el uso de mutantes de la planta modelo Arabidopsis y de inhibidores específicos de la actividad de la proteína TOR se ha evidenciado que la disminución de su actividad aumenta la resistencia de la planta a la infección causada por el hongo Fusarium. Fusarium es el principal causante de la destrucción de cosechas de cereales en todo el mundo, llevando a pérdidas millonarias. Sumado a ello, los cereales provenientes de plantas infectadas pueden contener toxinas potencialmente peligrosas para el humano. En consecuencia, estos resultados tienen un importante potencial biotecnológico con miras a la generación de plantas más resistentes al devastador hongo Fusarium.


Short communication

Plant Signaling & Behavior; 25 de enero de 2018

TOR signaling downregulation increases resistance to the cereal killer Fusarium graminearum

    TOR is the master regulator of growth and development that senses energy availability. Biotic stress perturbs metabolic and energy homeostasis, making TOR a good candidate to participate in the plant response. Fusarium graminearum (Fusarium) produces important losses in many crops all over the world. To date, the role of TOR in Fusarium infection has remained unexplored. Here, we show that the resistance to the pathogen increases in different Arabidopsis mutants impaired in TOR complex or in wild-type plants treated with a TOR inhibitor. We conclude that TOR signaling is involved in plant defense against Fusarium.

    Palabras clave

    • Arabidopsis
    • Biotic stress
    • Fusarium graminearum
    • Fusarium Head Bligh
    • TOR

    https://doi.org/10.1080/15592324.2017.1414120

     

     

    La inhibición de una proteína clave para el crecimiento y el desarrollo de plantas aumenta la resistencia a uno de los patógenos más peligrosos de cereales