Cepas nativas de Trichoderma del sudeste bonaerense con potencial para uso como biofertilizante y biocontrol en cultivos de tomate


Araceli N. Bader, Graciela L. Salerno, Fernanda Covacevich, Verónica F. Consolo

Los hongos del género Trichoderma son considerados buenos biofertilizantes, ya que pueden aumentar la eficiencia del uso de nutrientes en las plantas, además de ser utilizados como agentes de control biológico contra fitopatógenos. El objetivo de este estudio fue aislar cepas de Trichoderma a partir de suelos hortícolas cultivados y prístinos de la región del Sudeste Bonaerense de la Provincia de Buenos Aires (fig 1)  y evaluar su potencial en la promoción del crecimiento vegetal en plantas de tomate y determinar su capacidad de biocontrol de la enfermedad del marchitamiento por Fusarium en el tomate.

La iniciativa surgió como una alternativa al uso de productos sintéticos nocivos que son ampliamente aplicados actualmente como fertilizantes y plaguicidas en los cultivos agronómicos. Si bien las cepas del género Trichoderma son ampliamente estudiadas a nivel mundial sus eficiencia depende de la interacción con la microflora particular de cada ecosistema, siendo necesario la búsqueda de cepas nativas adaptadas a nuestras condiciones agroecológicas.

Figura 1: Localidades muestreadas dentro de la Pcia. de Buenos Aires de las cuales fueron aisladas las cepas de Trichoderma.

Se aislaron diecinueve cepas, de las cuales se identificaron tres especies T. brevicompactum, T. gamsii y T. harzianum. Se determinó en condiciones in vitro para cada cepa su capacidad para producir ácido indol acético (auxina), solubilizar fosfato y su efecto de biocontrol sobre F. oxysporum. Doce de las cepas redujeron el crecimiento del hongo fitopatógeno en más del 50% y cuatro de ellas presentaron la mayor producción de IAA. Por otra parte, las mismas cepas mostraron capacidad de solubilizar Fosfato de calcio. Se evaluaron los efectos de estas últimas cepas en ensayos individuales en plantas de tomate inoculadas con cada cepa seleccionada. Los efectos observados fueron un aumento del contenido de clorofila, de la longitud del tallo, del peso fresco y seco de la parte aérea así como de las raíces de las plantas (fig 2). Por otra parte, en ensayos de virulencia con el hongo por F. oxysporum las plantas inoculadas previamente con Trichoderma presentaron una  reducción de la enfermedad entre un 10 y un 30%.

Figura 2: Ensayo de promoción de crecimiento in vitro de plantas de tomate (Solanum lycopersicum L. var platense). Plantas de 45 días de crecimiento post inoculación en semillas con Trichoderma. Del lado izquierdo, se muestran tallo y raíces Control sin inocular, lado derecho tallo y raíces inoculadas.

Estos resultados demuestran que los suelos de la zona Pampeana Argentina albergan cepas de Trichoderma con efectos duales beneficiosos que podrían ser de interés para el desarrollo de bioproductos comerciales. Estos desarrollos podrían resultar en una alternativa promisoria para los agricultores, contribuyendo a disminuir el uso de productos químicos y favoreciendo el desarrollo de productos vegetales orgánicos incrementando su valor agregado.

Lic. Araceli N. Bader y Dra. V. Fabiana Consolo

Cita del artículo:

Bader AN, Salerno GL, Covacevich F, Consolo VF (2019) Native Trichoderma harzianum strains from Argentina produce indole-3 acetic acid and phosphorus solubilization, promote growth and control wilt disease on tomato (Solanum lycopersicum L.). Journal of King Saud University - Science S1018364718308152. https://doi.org/10.1016/j.jksus.2019.04.002
Cepas nativas de Trichoderma del sudeste bonaerense con potencial para uso como biofertilizante y biocontrol en cultivos de tomate